Relato Enmarcado

La historia de mi padre nos acompaño todo el campamento, estábamos muy orgullosos de el y Luis, las aventuras por las que ellos pasaron nos dieron las fuerzas y valentías para poder emprender nuestro camino de manera divertida y aventurera.
Subimos muchas montañas y cruzamos muchos lagos, sinceramente nos agotamos mucho durante todo el campamento, fue una experiencia que no me voy a olvidar nunca. Los días no nos ayudaron para nada, ya que llovió mucho y el suelo estaba todo embarrado. Mi amigo, Martín pedía descansos muy seguido y eso fue lo que más me molesto del viaje. Parábamos mucho para descansar y eso nos hizo demorarnos demasiado, y nos prohibió hacer la cantidad de cosas que queríamos hacer.

En uno de los descansos nos encontramos con unos chicos muy divertidos que tocaban la guitarra y jugaban a las cartas. Ellos nos invitaron a seguir el camino con ustedes y nosotros fuimos. Fuimos por una montaña muy empinada que era muy difícil para subir. Me acuerdo de subirla con ellos mientras cantábamos. Lo ultimo que se viene a la cabeza fue el sentimiento que sentí al caerme de esta. Sentí pánico y terror pero luego abrí los ojos en un hospital, preguntando qué pasaba. Estaba muy confundido, no sabía que estaba pasando.

Empezé a gritar y me encontré con una enfermera a mi lado. Mi padre vino corriendo paranóicamente preguntándome como me sentía. Le dije que no sentía ningun dolor pero estaba preocupado, no sabía qué estaba pasando y luego de preguntarme si estaba listo para escuchar la historia me empezó a contar. “Estabas escalando una montaña con Martín y unos chicos más. Estaban muy divertidos, según lo que dijo Martín. Había un pozo en lo muy alto de la montaña en el que vos tropezaste. Martín no sabía que hacer porque no conseguía ningun lugar con señal como para llamar hasta que caminó muchos kilómetros y me llamó. Estábamos muy preocupados pero nos alegra mucho tenerte con nosotros devuelta. ”

Resulta que yo estava muy herido pero nada se comparaba con la diversión que habíamos tenido en el viaje. Esta historia es una muy distinta a la de mi padre, pero siempre hay versiones nuevas para todo.

Me gusta pensar que algun dia mi hijo pueda sentir con mi historia lo mismo que yo sentí con la de mi padre.